Si quieres estar a la última, suscríbete

lunes, 21 de marzo de 2011

Dar malas noticias: Meningioma



Tanto estudiar para darte cuenta que las cosas más importantes no suelen adquirirse en las tediosas horas bajo el flexo. El ojo clínico, la intuición, la toma de decisiones…son hechos básicos en el mundo de la Medicina (y en la vida en general) que no vienen compilados en ningún tomo literario.

Esta entrada es para una de esas aptitudes que en ocasiones se intentan enseñar, pero que hasta que de verdad no te enfrentas con un caso de estos no sabes cómo vas a reaccionar, como vas a lidiar con ese bravío miura que es el dar una mala noticia.

La paciente en cuestión era un relevo, uno de esos pacientes que se pasan entre compañeros por cambios de turno. Pese a la rareza de la clínica que contaba (pérdida brusca de fuerza en la pierna izquierda), no parecía nada importante ya que poco a poco la paciente fue recuperando tono. El médico que la valoró inicialmente me había comentado que no podía andar, pero yo la vi recorrer el pasillo lo que aún me tranquilizó más.

Pero uno nunca puede bajar la guardia ni infravalorar nada de manera precipitada. Un TAC de cráneo cuyo objetivo más que diagnóstico era tranquilizador volvió a abofetearme y abrirme los ojos. El juicio clínico era demoledor aunque curable, MENINGIOMA, en una paciente que rondaba los 50 y que previamente tenía una vida absolutamente normal.

La gente (también los que trabajamos en ellas), hemos perdido la visión global de las Urgencias, que se han convertido en una vía rápida y de pruebas complementarias para esquivar la Atención Primaria. Pero entre tanta banalidad, entre tanto dolor atraumático de meses de evolución, entre gargantas coloradas y tímpanos edematizados, también se encuentran pacientes anónimos como la de ayer, personas antes que enfermedades que pueden acudir por una cosa diferente pero de la que el diagnóstico precoz depende su pronóstico final, su supervivencia, su curación.

Es gratificante (profesionalmente hablando) un diagnóstico así, tan inesperado, tan demoledor, pero a la vez tan inquietante. Puede que hayas sacado papeletas para una curación que si el diagnóstico hubiera llegado más tarde se hubiera complicado, pero tras el “subidón” inicial llega el turno de enfrentarte a la realidad inmediata, de encerrarte en la salita reservada para dar información algo más confidencial, y mirar a los ojos de una persona que se teme lo peor y que viene junto a tres hijos. Intentas hacerte un esquema mental mientras la llamas y la conduces por el pasillo sobre cómo quieres llevar la conversación; intentas recordar la charla de aquella tarde en la Unidad Docente en la que nos intentaban dar pautas para estas situaciones, pero siempre pasa lo mismo (o al menos a mí), estás allí en esa diminuta habitación, en ese ambiente tenso que envuelve el ritual y sin saber exactamente cómo tiendes tu mano mientras intentas recorrer el camino necesario para que el paciente comprenda la transcendencia del momento, ante el llanto evocado, el grito ahogado o la más absoluta impasividad por el estado de shock en el que algunos permutan.

Sinceramente no sé si lo hago bien, ni si los destinatarios de mis informaciones reciben algo de consuelo en mis palabras. Uno no suele pensarlo nunca, pero ¿cómo te gustaría recibir una mala noticia?: una enfermedad incurable, el accidente mortal de un hijo, un tumor de pronóstico incierto…Es en ese momento cuando el esquema mental preconcebido se viene abajo y le hablo a ese desconocido, con sus miedos, su pasado y su futuro, como si me hablara a mí mismo mirándome al espejo, como si se lo contara a mi padre, como si mi vida fuera también en ello e intento buscar consuelo en la mirada que mantiene la mía que en momentos como estos le dan sentido al objetivo principal de la medicina, el ayudar al que lo necesita, y en duros momentos como el de esta noche, tanto el uno como el otro nos necesitamos para pasar este mal trago juntos.

Ojala se recupere pronto…

Y ahora, un poco de teoría sobre el Meningioma...



El meningioma es un tumor cerebral usualmente benigno. Se presenta en el tejido aracnoideo de las meninges y se adhiere a la duramadre, es de crecimiento lento. Es el tumor del tipo primario más común del sistema nervioso central.

Causas:

Muchos casos son esporádicos, y de etiología desconocida, mientras que otros presentan un patrón familiar, sin embargo, hay factores de riesgo reconocidos. Las personas que han sido expuestas a radiación, sobre todo en la cabeza, tienen más probabilidades de desarrollar
Se dice que de cada 100,000, 6 presentan un meningioma. Representan del 15 al 20 % de todos los tumores intracraneales. Al parecer, la incidencia aumenta con la edad y son muy raros por debajo de los 20 años, y si aparecen suelen ser más agresivos. Es más frecuente entre los 50 y los 60 años
Es más frecuente en mujeres, con una relación de 2:1 respecto a los hombres. Se han demostrado receptores hormonales para la progesterona en los meningiomas.

Clínica:

Los tumores pequeños (e.g. <>asimientos focales pueden ser causados por un meningioma cubriendo el cerebro
La debilidad espástica progresiva de las piernas y la incontinencia pueden producirse por un meningioma que cubre la región parasagital frontoparietal
Un aumento de la presión intracraneal puede presentarse, pero es menos frecuente que en un glioma

Diagnóstico:

Se requiere de una radiografía simple de cráneo, en la que se podrán observar con relativa frecuencia surcos vasculares aumentados de tamaño, signos de calcificación o hiperostosis o signos de hipertensión intracraneal crónica. En una TAC suelen aparecer lesiones muy bien delimitadas y usualmente se muestra una lesión hiperdensa tras administración de contraste que puede estar rodeado de edema y de base de implantación amplia. Es la modalidad que muestra de mejor manera las calcificaciones tumorales. Éstas pueden ser nodulares, puntiformes o densas. La TC es muy efectiva para demostrar la hiperostosis (15-20%), osteólisis y erosión en el sitio de la inserción dural. También muestra el ensanchamiento de los surcos vasculares de la calota (arteria meníngea media). Se precisará en aquellos casos donde se necesite un mayor detalle óseo.
También se usa la Resonancia Magnética, la cual presenta ventajas gracias a su resolución superior en los diferentes tejidos del cuerpo, además de su capacidad multiplanar, que permite visualizar el contacto del tumor con las meninges de mejor forma. Las imágenes ponderadas en T2 muestran muy bien la extensión del edema. Los meningiomas poseen un collar de tejido que capta contraste y rodea el sitio de la inserción dural. Este signo representa la duramadre engrosada, ya sea en forma reactiva o por infiltración neoplásica. La cola dural se presenta en el 65% de los meningiomas: no es un signo fijado pero es muy importante en el diagnóstico. Sin embargo, La RM no es muy confiable en la demostración de calcificaciones. En secuencias convencionales, una hemorragia aguda intratumoral puede generar una señal mixta. Sin contraste, los meningiomas en placa pueden ser muy difíciles de detectar.

Tratamiento:

Lo primero que se recomienda hacer es la observación, para determinar si el meningioma es pequeño y no produce síntomas.
La observación no es recomendable para los tumores que ya causan síntomas.
El procedimiento quirúrgico sigue siendo el tratamiento preferido y en muchos casos es antecedida por la embolización. La radiocirugía estereotáctica y la radioterapia se están usando cada vez más sobre todo en los inaccesibles, recurrentes, o extirpados de forma subtotal, particularmente si son malignos o anaplásicos.
En algunos pacientes la decisión terapéutica puede ser difícil debido a la falta de síntomas o los riesgos que requiere la intervención.

13 comentarios:

  1. Te estas superando, Perfecto

    ResponderEliminar
  2. jolines...se me han saltado dos lagrimas con tu úlimo trozo..no me imagino lo difícil que debe ser dar una mala noticia....

    ResponderEliminar
  3. e gusta leer tu blog, pk todos los k trabajamos en esto en algun momento debemos pasar por las mismas situaciones, y ver lo dificil k es tb para el resto alivia y ayuda

    ResponderEliminar
  4. Sabes? yo soy R4 ya...jolines, cómo pasa el tiempo! y también yo estuve en la puerta de politrauma ( Aunque lo mío es la medicina interna) .

    Mi madre tuvo un meningioma.
    Nadie supo darle bien la noticia.
    Muchos dijeron: es un glioma. Otros: hasta que no se confirme con anatomía patológica...JODER que nosotros somos montón de Hermanos y estuvimos 2 meses sin saber que iba a pasar. Una auténtica agonía.

    Ahora decimos: bah, sólo es un meningioma.

    ¿ y toda ese miedo e incertidumbre que va detrás?

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos,tengo 37 años y hace 11 meses me diagnósticaron meningioma en la parte derecha de la hoz, justo al lado del aparato motor, de 3 cm,y hasta que me operaron leí de todo( em contra de lo que me recomendaron) y todo era negativo, parálisis corporal, facial, epilepsia, etc, incluido hasta la muerte. Pues bien, hace 7 meses que me operaron, 7 horas, y gracias al fantástico equipo del hospital reina Sofia, y al increíble doctor SOLIVERA, yo salí andando de la UCI, hoy he vuelto a trabajar, a mi rutina, mi hija, mi vida, etc, y No tengo absolutamente ni una SECUELA. escribo esto, porque prometí hacerlo so todo salía bien, ya que vi que dolo los casos negativos se cuentan, y el mío es todo lo contrario. Si alguien quiere saber más sobre mi experiencia, no tengo ningun problema en contárselo. Mucho ánimo es lo que se necesita en estos casos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena y a disfrutar de la vida!

      Eliminar
    2. Hola anónimo! Yo.estoy operada en 2012 de un meningioma y ahora tengo recidiva y lo van a tratar con radioterapia. Me gustaría que me contase algo más sobre tu caso, para darme ánimos, ya que ahora estoy algo más floja (tras la operación fue duro, y ahora otra vez a estar enferma..... pues no es el mejor plan....)
      Un saludo!

      Eliminar
  6. Hola, soy mujer de 57 años, en Febrero del 2013 fui intervenida de un meningioma de covexidad izquierda fronto-parietal de 5 cm. Diámetro max con efecto de masa acompañado.
    Según informes de anatomía patológica los resultados fueron meningioma fibroblastico (grado I de OMS).
    La recuperación ha sido buena después de haber realizado algo de rehabilitación para mejorar control y fuerza en cadera y pierna derecha.
    En la actualidad persiste la parestia en cadera, pierna y pie. Mi pregunta es la siguiente:
    Que tiempo tardara en desaparecer estos síntomas o se quedaran conmigo como posible secuela de la intervención?
    Un saludo y gracias anticipadas.

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches. Por favor, Que me sugeririan para un paciente 27 años post opetado de un meningioma intraventricular en region parietal. Fue operado no tuvo que pasar x UCI, camina desde el 2do dia, se asea y poco a poco esta revuperando el habla. Aun tiene dificultad sobre la pierna derecha.

    ResponderEliminar
  8. Hoy nos han informado q mi hermana tiene un meningioma, secuela del tratamiento q tuvo despues de extirparle un tumor cerebral maligo con 11 años, hoy tiene 44. Lo tenia diagnosticado dsd 2015, pero en esta ultima resonancia ha aumemtado de tamaño y la derivan a valoracion de neurocirugia. Mi hermana es una persona q padece infantilismo y gradualmente ha ido perdiendo equilibrio e independecia en el movimiento.Padece de ataxia. Estamos acostumbrados a ella, es asi..no sabemos como hubiese sido..pero ahora ¿ que puede pasar? Si la tienen q intervenir ¿ podra tener consecuencias mayores? Que asco de sufrir tanto no? Gracias

    ResponderEliminar
  9. Mi estadio IV cáncer de mama y la EM acaba de ser curado con el remedio herbal y el aceite de cannabis obtenido de Dr, Freeman Osas casa a base de hierbas es un gran medicamento. Al diablo con el gobierno y su política de locos, tenemos un medicamento que está cien por ciento asegurado para curar el cáncer y usted no necesita gastar tanto dinero más en quimioterapia, radiación o cirugías que no funcionaría contacto Dr Freeman Osas ahora para su remedio herbario y será entregar a su puerta escarpada. Dónde comprar, comuníquese con el Dr. Freeman Osas al: drosasherbalhome@gmail.com

    ResponderEliminar
  10. Hola, soy mexicana, y he estado buscando en la red, y encontré este blog. A grandes rasgos, a mi esposo lo diagnosticaron con un meningiona benigno, se lo extirparon en su totalidad, y no necesito radioterapia ni nada por el estilo. Únicamente al salir de la operación, no podía mover su pierna izquierda, y los médicos dijeron que tardaría unos 3 o 4 meses en moverla con fisioterapia. Y oh sorpresa! A las 2 semanas empezó a mover la pierna, y a las 3 empezó a caminar. Pero el problema no es ese. El ha tenido un cambio de personalidad tremendo! Es otro, no ríe, no papardea, no muestra sentimientos (ni para sus hijos), se ha vuelto más "pulcro", todo el día se la pasa caminando de un lado a otro haciendo cosas que el jamás hacía. El era cariñosisímo con todos, un amor, creía en Dios a su manera, y ahora lee la
    Biblia, cosa que jamás hacia antes. Quiere imponer y manipularnos a todos, quiere que todos hagamos su voluntad. En fin, es un hombre total y absolutamente diferente. Se le pasará y volverá a ser como él era o así se quedará?

    ResponderEliminar